Jaime García Chávez

Menu

De mezquites, herreras y victorias

Dos noticias dos, como en los toros. La primera: nos desayunamos, para malestar digestivo, con la nueva de que el Juez Décimo de Distrito en esta ciudad, amparó y protegió a Miguel Ángel Mezquitic Aguirre, acusado por corrupción por la Fiscalía General del Estado y vinculado a proceso por un juez de la jurisdicción chihuahuense. Mezquitic Aguirre, sin un adarme de duda, fue una pieza de César Duarte en el saqueo de las arcas públicas. Quizá no de alto nivel, pero sí parte de la madeja de la corrupción política de la tiranía. Hoy, amparo en mano, es ejemplo de impunidad, de ineficiencia de los fiscales, quizá también de déficit legal para castigarlo, de permisividad de los jueces federales que no se deciden a tener una política judicial anticorrupción, en fin.

Lo grave de este caso es que Mezquitic Aguirre viene de escolta de los beneficios que recibirá el protegido del corralismo: Jaime Ramón Herrera Corral, ambos involucrados en el procedimiento que contiene la causa de los desvíos de fondos estatales, vía deducción a los empleados públicos, al PRI. Grave el hecho, volveremos a él con mayores datos.

La segunda en el ruedo, tiene que ver la con la insurgencia en la UPNECH. Se supone que se está en transición a un arreglo que hoy, de lejos, se ve como un ejercicio salomónico. Estarían deshuesando al niño para repartírselo. Pero, esta brizna de negociación se ve empañada por el desconocimiento del timing por parte de la panista y rectora Victoria Chavira Rodríguez, que acusa en sus opositores ser parte de una letrina de corrupción que ella, como mérito, se arroga. Cabe una pregunta –porque descreo que se trate de un retrete–: ¿por qué no se ponen de acuerdo en las instancias gubernamentales para actuar con apego a esa palabreja que se llama coherencia?

En esta lidia se pone en claro la vigencia de lo que sostuvo el clásico: así suele errar el juicio de los hombres y de las mujeres.

Si te gusta, compárteloShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Categories:   Columna

Comments

  • Posted: 2 marzo, 2018 13:59

    víctor bueno

    Fue Lessing quien dijo, en una ocasión: "Hay cosas que deben haceros perder la razón, o entonces es que no tenéis ninguna razón que perder." En la "ofuscación del indulto” o la "hibernación cultural del ridiculo " o la "ocurrencia desmedida del perdón" se padece la felicidad negativa —"la liberación del delito". Desde que tengo uso de razón la corrupción se ha indultado, la impunidad es perdonada, la indecencia es premiada; el engaño, la simulación, la retórica, la incongruencia son ensalzadas por la mediocridad, la desfachatez, el descaro, el cinismo. Lo de ayer y lo de hoy es el indulto a la pillería; el perdón unipersonal y arbitrario es nuestro pan de cada día. Amén.
  • Posted: 2 marzo, 2018 14:08

    víctor bueno

    ..,relato de Muerte en Teherán. En cierta ocasión, un persa rico y poderoso paseaba por el jardín con uno de sus criados, compungido éste porque acababa de encontrarse con la muerte, quien le había amenazado. Suplicaba a su amo para que le diera el caballo más veloz y así poder apresurarse y llegar a Teherán aquella misma tarde. El amo accedió y el sirviente se alejó al galope. Al regresar a su casa el amo también se encontró a la Muerte y le preguntó: "¿Por qué has asustado y aterrorizado a mi criado?" "Yo no le he amenazado, sólo mostré mi sorpresa al verle aquí cuando en mis planes estaba encontrarle esta noche en Teherán"...Cualquier similitud con el indulto a modo es realidad.
  • Posted: 2 marzo, 2018 14:18

    víctor bueno

    Cuentan que un personaje viajó al Cairo, Egipto para buscar a un sabio, lo encontró en un cuarto estrecho que tenía una cama, una mesa, una silla y muchos, muchos libros y le preguntó, ¿y tus bienes? ¿Y los tuyos le contestó? Pero es que yo estoy de paso, y yo también estoy de paso en esta casa-tierra. Lo que sucede es que todos y todas se apoltronan, se instalan, con lujos y placeres como si fueran a vivir mil vidas. Concluyo. Yo tengo un celular de 325 pesos, me es suficiente para mis necesidades de comunicación, lo demás es paja inducida. Saludos.