Jaime García Chávez

Menu

Treviño Dávila: el deslenguado que cae por asomarse

No sé cual sea el destino del señor Joaquín Gilberto Treviño Dávila dentro del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción. Lo pertinente es que, por las diversas causas de las que se ha ocupado tanto la opinión pública, tanto como sus oponentes, es que se vaya; que deje la vacante para que se le supla por otro que, al menos, cumpla con dos prerequisitos que obligan a cualquier pretendiente de un cargo público: apegarse a la ética de la responsabilidad; es decir, practicar una moral para personas inteligentes y guardar sus convicciones personales en el clóset, ya que no son las que van a primar su desempeño, que lo obliga inexcusablemente el derecho público. No digo que claudique de lo que cree, simplemente señalo lo que debiera ser norma en esta materia y que se llama responsabilidad y respeto por el derecho.

El otro tiene que ver con la autocontención, porque el señor de marras, aparte de todo, demostró que ante la inminencia de subirse a una alfombra empezó a reconvenir a todo mundo como si se le estuviese nombrando emperador. De ahí que se insista que el poder y el micropoder enferma de manera instantánea.

Parecerá menor hacer referencia al “casamiento de maricones”, como intrascendente es su reticente explicación de por qué lo dijo y hasta el ofrecimiento de sus disculpas. Porque estas tres cosas, para su desdicha, al estar marcadas por un común denominador, hablan, en esencia, de un desconocimiento y desprecio por el derecho, por las personas y por la libertad. Por tanto, sobran razones para que, sin la alfombra roja, el señor Treviño Dávila se vaya por donde vino. Y que quede la moraleja para los deslenguados.

 

Si te gusta, compárteloShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Categories:   Columna

Comments

  • Posted: 16 febrero, 2018 12:01

    víctor bueno

    Hurt (en la película) baila con un bikini de oro puesto, remoja su barba con la sangre de su progenie, y desfila con su caballo favorito vestido con una toga de cónsul ante los estupefactos presentes romanos. ¿Es sin duda el modelo del emperador Caligula romano loco para ser imitado por todas y todos los patéticos caligulitas totonacas? No hay que perder la capacidad de asombro cuando en el mercado se vean ofertando pañales para pájaros, matrimonios entre árboles, sin importar que de aprobarse las reformas estructurales repetirían los errores del pasado, pues la miopía legislativa no las frenan y sí construyen muros que dañan gravemente a la sociedad: raquíticos salarios, aumento desmedido en precios de bienes y servicios (canasta básica, agua, gasolina, gas, electricidad, colegiaturas, etcétera). Esto en lo referente a la economía que gira en torno de una política pública que promueve y protege la injusticia, la inmoralidad, la corrupción y la libertad. .
  • Posted: 17 febrero, 2018 07:43

    Jesus Rodarte

    Excelente comentario Victor, y encaja perfectamente en el devenir legislativo totonaca, empecinados en legislar sobre lo "políticamente correcto" en lugar de lo "económicamente correcto", no se le pueden pedir peras al olmo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.