Jaime García Chávez

Menu

Garfio: ¿piedad, piedad para el que sufre?

Sinceramente no espero que en el futuro Javier Garfio publique sus memorias, a partir del ejemplo del carbonario Silvio Pellico que publicó Mis prisiones. Lejos está el de Balleza de ser una vida paralela a la del italiano. Pero si llegase a realizarlas y darlas a la imprenta, seguramente arrojaría detalles muy importantes de la historia reciente de Chihuahua. Ayudaría si fuesen verídicas y sensatas, una luz más fuerte sobre el talante de una tiranía, corrupta y corruptora, que se apoderó de las instituciones de Chihuahua para dedicarse a una orgía de atropellos y desmanes.

No espero que esto suceda, y me coloco ahí a partir de observar el miserable talante que exhibe el ex-alcalde a medio año de padecer su cautiverio y que la prensa dice lo agobia con ansiedades y depresiones que lo sacan de la celda, para llevarlo a la enfermería. El propósito es más que obvio: quiere ganar la calle y de ahí enrutarse a la impunidad. En un país como México no sería ni la primera ni la última vez que esto aconteciera.

Con toda sinceridad lo digo: como insurgente contra la corrupción no deseo para mi adversarios más que el castigo que disponen las leyes, y decretado, respetando rigurosamente el debido proceso. También que regresen al erario, y de ahí a bienes públicos, lo que robaron traicionando a la sociedad, desfigurando las instituciones y a sí mismos como ciudadanos y miembros de una comunidad para la cual es evidente que ya se ganaron el estigma de estar en el lado oscuro, donde el latrocinio y el abuso de poder son los códigos propios de un crimen organizado que lacera al país entero.

Vale decir que a pesar del coraje y la indignación que padecemos miles de chihuahuenses por la historia reciente que emblematizó César Duarte, se sigue apostando por las herramientas del derecho y no por la venganza ni por la ley del talión. Pero eso no debe tomarse ni como lenidad, ni como blandura, menos cuando se pretende por la vía de provocar la piedad en favor de los corruptos para que gocen de privilegios muy propios de la clase política.

De unas semanas para acá, la nota periodística sobre Javier Garfio es que está deprimido, que padece ansiedad, que ha perdido peso, que se la pasa encerrado en su celda, que sufre, que tiene que hospitalizarse o visitar frecuentemente la enfermería del penal. No dudo en lo más mínimo que en efecto padezca esos estados, pero me pregunto si acaso es el único que tendría derecho a ocupar las primeras planas de los periódicos con sus padecimientos. Pienso que ni teniendo una vocación monacal acendrada se puede vivir a gusto en cautiverio, sin libertad de movimiento. Pero también sostengo que contrastando la trayectoria del Garfio de la vida pública con el Garfio prisionero saltan los contrastes. Libre, y en la etapa de oro de su complicidad con Duarte, se movía con paso de torero después de haber cortado orejas y rabo; era ordinariamente altivo y soberbio, gritaba y amenazaba, veía por encima del hombro, hacía negocios, buscaba la gubernatura del estado de Chihuahua y, engreído, jamas pensó que el brazo de la justicia lo iba a alcanzar.

Lo recordamos espetando a las victimas del AeroShow, que él no traía una chequera en sus manos para resolverles sus problemas; también lo vimos regresando intempestivamente a la Presidencia municipal de Chihuahua que le dejó temporalmente al gángster Eugenio Baeza Fares. Así estaba en el imaginario, como el actor de temple, por tener poder. Pero el hombre revela lo que es precisamente cuando es tocado por la adversidad.

Cuando esto sucedió al cómplice de César Duarte, apareció el alfeñique: en lugar de fortaleza, pusilanimidad. En lugar de serenidad, ansias patológicas; y si bien la felicidad era imposible, la depresión debía sofocarse, así fuera con una pildorita más de Tafil. Sé que existencialmente todo lo podemos explicar y –por qué no– hasta justificar por las debilidades humanas. Pero la cobardía se consagra en este caso en la persona del traidor a su pueblo, pueblo al que sigue defraudando porque prácticamente le está gritando “apiádense de mi, sáquenme, no lo merezco”. Pero antes no fue así, su ruta era otra y bien conocida. Vivía en un paraíso con convicción de que jamas lo perdería. ¡Tengan en cuenta esta experiencia, corruptos!

Todos sabemos que Garfio jugó a las canicas durante su infancia ballezana con César Duarte, que trabó con él una sólida amistad, como aquella que cuenta el corrido Los dos amigos, que cantan los Cadetes de Linares. En sus andanzas no les gustaba “andar dioquis”. Garfio, por cuestiones de grado, lo que debía realmente tenerlo con malestares en su estancia en la cárcel es la libertad de César Duarte. De eso debiera hablarnos, no de mendigar piedad y empedrar así su libertad.

Yo no espero, en estos juicios, que los corruptos aparezcan frente al pelotón de fusilamiento sosteniendo una pulgada de la ceniza del cigarro que tienen entre las manos. No es necesario. Pero sí creo que quien tiene temple –y eso sólo lo da una buena vida– no andan con estas flaquezas que sólo exhiben más y más miseria humana.

¿Rencor? No. ¿Franqueza? La suficiente. Y sólo un deseo: que en estricto acatamiento de las leyes y con un debido proceso se finquen las responsabilidades, se castiguen y se recuperen bienes para una sociedad desvalida. A dar lástima a otra parte.

 

Si te gusta, compárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterPrint this page

Categories:   Columna

Comments

  • Posted: 19 octubre, 2017 12:20

    víctor bueno

    El PRI se siente fuerte porque es aplaudido por las muchachas y los muchachos del coro, simples mercenarios (postrados y postradas al mejor postor), que sin escrúpulo alguno continúan engordando en La Granja Humana; carne para la maquinaria manejada por los mismos y por las mismas. Hoy en la granja humana, sus inquilinos permanecen, aunque se alimenten con estiércol. Para muestra un botón: hoy en Sinembargo aparece Lorenzo Córdova el del INE saludando a la Arely Gómez ex procuradora y hoy titular de la función pública; señalando a voz en cuello, que la corrupción y la impunidad matan a la democracia. ¡Mientras haya inmorales habrá excremento como alimento! Me gusto eso de que somos Insurgentes contra la corrupción en cualquier lugar, en todo tiempo y espacio. Por eso nació, vive y vivirá El Movimiento Chihuahuense Unión Ciudadana. Saludos.
  • Posted: 19 octubre, 2017 16:57

    MANUEL HERRERA HERNANDEZ

    ! TENGAN EN CUENTA ESTA EXPERIENCIA CORRUPTOS!!!!!.... V... ASÍ ES DISTINGUIDO ABOGADO GARCIA CHAVEZ, CUANDO ENVANECIDOS DE PODER Y SOBERVÍA, LOS DEFRAUDADORES DE LA CONFIANZA POPULAR, DESTILAN AVARICIA Y VANIDAD, A COSTA DEL SACRIFICIO DE LOS MAS NECESITADOS... PAGAN SU PURGATORIO, EN TIERRA PLANA DE CHIHUAHUA, Y AHÍ EN SIERRAS DE LA ALTA Y BAJA TARAHUMARA, SIGUEN LAS CUENTAS PENDIENTES, DEL CÓMPLICE Y "JEFE MAYOR" CHDJ... Y OTROS.,... ENTIENDO, QUE LOS LITIGIOS VAN PARA LARGO, Y LOS PRÓFUGOS O AMPARADOS, GENERALMENTE POR LA IMPUNIDAD. EL MISMO PUEBLO INVITADO ESTA A DESENMASCARADOS, YA ES INSOSTENIBLE, EL LATROCINIO VULGAR, Y CORRUPTO.... Y CIERTO, ES DE COBARDES, NO ENFRENTAR EL DESTINO QUE ELIGIERON....... V
  • Posted: 19 octubre, 2017 18:15

    Óscar Enrique Ornelas

    Mi estimado jurisconsulto García Chávez: para estos casos me permito hacer una modesta propuesta inspirada en algo que solía decir mi maestro don Raúl Prieto Río de la Loza, mejor conocido como Nikito Nipongo, quien me honró con su amistad y fue compañero de páginas durante su última etapa periodística en la Ciudad de México. Más barrenderos y menos diputados. Dada la suciedad que impera en las calles de Chihuahua es menester barrerlas acuciosamente. Y tal es el castigo que debe imponerse a reos peligrosos como Garfio y Duarte Jáquez en su momento. Barrer dista de ser fácil. Es un trabajo arduo que puede convertirse en verdadero arte. Trapear es mucho más difícil. Ello sería un castigo pero también una terapia para elementos antisociales como Garfio y, sobre todo, el ex gobernador. Ayuda a combatir la depresión. Pero el asunto no termina ahí. Luego de barrer las calles y darle a este tipo de presos sus sagrados alimentos propongo que se les ponga a leer libros, cosa que jamás han hecho en su vida. Contribuiría a su educación moral, si tal cosa es posible. Aunque me temo que si se les aplica un control de lectura lo reprobarían sin remedio y habría que aumentar la pena: más lectura. Bajo este régimen es altamente posible que al mes o mes y medio les de el soponcio seguido de un patatús terminal. Sobran los fusilamientos estilo Ché Guevara. Que además son impropios, si nos ponemos luxemburguistas (de la camarada Rosa.) Peña Nieto y Trump son candidatos también para recibir semejante pena máxima. Abundo sobre este asunto en un artículo que un servidor hará circular en breve por todo el orbe con motivo de los fallidos programas de "promoción de la lectura" y las ferias del libro. Salud y revolución social.
  • Posted: 20 octubre, 2017 10:10

    víctor bueno

    Vigilamos que nadie lucre con los apoyos en el Istmo: Peña Nieto. La Jornada 20/10/2017. Hoy en aras de las desgracias, aprovecha para hacerse una caricatura grotesca y hacer creer que sufre y llora con los que no tienen nada, con los más ignorantes y con los que se les a negado las oportunidades. El PRI es una porquería, la trae en sus genes. Pregúntele al Meade, ¿qué ha hecho por mejorar las condiciones de vida de los mexicanos y mexicanas, por favorecer un trabajo decente y pugnar por salarios dignos? ¿Qué medidas a implementado para minimizar el encarecimiento de la canasta básica, de los servicios, de la gasolina y la luz? ¿Cuantas veces se ha rebelado contra la corrupción y la impunidad que descaradamente cobija a su patrón y que hoy lo destapa para continuar con lo mismo? UC tiene mucha tela de donde cortar. Saludos.