Jaime García Chávez

Menu

Tras la masacre en Cuauhtémoc: “sí hay guerra; vamos ganando”

Lo mismo de siempre: sólo hasta que ocurre una masacre, como la perpetrada el fin de semana en Cuauhtémoc, reaccionan los organismos policiacos. Y es eso: mera reacción, porque ahora resulta que con el crimen de seis personas y muchas más heridas de bala en un bar de aquel municipio, que las autoridades de pronto “destapan” todo los males que aquejan, primero a esa comunidad del centro de la entidad, y luego a todo el estado de Chihuahua.

Y también resulta que sí, que sí había una guerra, y que además, a decir del director de la Policía Estatal, Óscar Aparicio, “la vamos ganando”. ¡Eureka! De pronto, además, las autoridades estatales se dieron cuenta de que muchos bares funcionaban de manera irregular (clausuraron a ocho tras la masacre) y que, ¡oh, sorpresa!, muchos vehículos portaban vidrios polarizados que intempestivamente se convirtieron en sospechosos.

Ahora, el gobierno del estado está por echarse encima no sólo a los líderes de vehículos “chuecos” porque la Policía Estatal anunció decomisos, sino a quienes por muchas razones no portan placas. Están en riesgo de pertenecer a una lista negra aquellos conductores que por contar con vidrios polarizados en sus autos no sean visibles sus placas de cartón, que cada mes cobra Finanzas a través de Recaudación de Rentas a razón de 400 pesos mensuales. Es decir, algunos de los desarreglos administrativos del gobierno estatal debe pagarlos la ciudadanía, económica y patrimonialmente.

La masacre en Cuauhtémoc se suma a la lista de pendientes de resonancia para el gobierno del estado, y en ellos están de igual modo los crímenes de periodistas, aún sin resolver. Sería bueno que ahora que se recuerda el triunfo electoral de una administración diferente a la corrupta que pastoreó el prófugo César Duarte Jáquez se tenga el tiempo de replantear el horizonte sobre el que se cifró un nuevo amanecer, no vaya a ser que se les haga tarde y tengamos un temprano crepúsculo.

 

Si te gusta, compárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterPrint this page

Categories:   Columna

Comments

  • Posted: 5 junio, 2017 17:35

    Jesús Elías Ledezma Rodríguez

    Se esfumaron las esperanzas del pueblo que nuevamente creyendo en este nuevo amanecer, que mas temprano que tarde nos bajó la moral, que triste que te defrauden, que te engañen, me siento indignado y triste de tanta falacia. Ahora resulta que en el BAR de la masacre ya se sabía que se movía la droga, pero no hicieron nada para clausurar antes de la tragedia, eso da mucho que pensar y decir. Un saludo,
  • Posted: 5 junio, 2017 19:13

    victor bueno

    La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas (mota, coca, autos, armas, guerra). La sociedad tiene más necesidad de justicia y de respeto que de pan. ¿Necesitamos otros políticos para otra sociedad y otra sociedad para otros políticos? No cabe la menor duda, así como el hierro se oxida por falta de uso, tambien el cohecho y la impunidad oxida el intelecto, piensan poco y se equivocan mucha, al no castigar el mal, ordenan que se haga. Una educación sin carácter en una biblioteca se busca en la sección de humor o en la sección de terror. En esta moral selectiva: la sangre derramada nunca se seca, así se ande en chuecos polarizados o con placas de cartón.