Jaime García Chávez

Menu

 

La cruz de clavosss

Febrero de 2010
Coautoría con Irma Campos Madrigal
Ediciones Del Azar. Chihuahua. 44 pp.

En realidad el libro La Cruz de Clavos es un libro colectivo. Están en él las palabras y las acciones de innumerables mujeres y no pocos hombres que anteponiendo la dignidad frente a la adversidad, se pusieron de pie contra el poder estatal para reclamar -con los derechos humanos en la mano- el feminicidio.
Fueron, no obstante, las mujeres las que emergieron como una ráfaga de aire puro y vivificante las que lograron comunicarse con la sociedad civil más allá de los discursos trillados cargados de falsas promesas. Apelaron a la cultura, al arte, a la música frente al poder y la indolencia que todo lo oscurece y para servirse de una sociedad cerrada de la que obtienen sus privilegios.

Aquí se explican las ideas que el Grupo Feminista 8 de Marzo, parte de la insurgencia de las mujeres, tomó en cuenta para inspirarse e iniciar la instalación de La Cruz de Clavos a fines del año 2001, de la cual hay una réplica en el Puente Internacional Santa Fe y una versión modificada erigida en la Plaza Hidalgo de Chihuahua, justo frente a la puerta principal del Palacio de Gobierno del Estado para que los poderosos vean cotidianamente el memorial levantado contra un crimen colectivo impune. Reconocemos que sin el apoyo de los trabajadores de la empresa siderúrgica, hoy inexistente, Aceros de Chihuahua, S.A., su capacidad artesanal y su entereza no se habrían tejido las tres cruces. Sí hubo entereza, demostrada cuando los trabajadores confeccionaban la segunda cruz -la que hoy está en el puente fronterizo- y fueron agredidos por un grupo armado con armas largas de hombres enmascarados que aprovecharon la noche para intentar doblegar la solidaridad humana con una causa jurìdica y moralmente irrefutable. Al mismo tiempo el gobierno lograba destruir la primera cruz, pero no impidieron la construcción de otras dos, que hoy están a la vista de todos.
Hasta ahora los gobernantes responsables del feminicidio no han pagado la deuda que tienen con la sociedad por los crímenes de las mujeres y por eso el Estado mexicano y dentro de él Chihuahua, está en deuda con la humanidad entera. Más temprano que tarde, cuando se refunde la República -tarea urgente e impostergable- comprenderemos que los Estados sin justicia solo son latrocinio, pillaje y barbarie como ya lo vivimos en Chihuahua. En este libro recogemos textos diversos, algunos realizados al calor de la lucha misma como el himno Ni una más, faltan muchos otros que o se perdieron al fragor de las movilizaciones o llegarán a engrosar en el futuro este texto que se debe a muchas manos. No sobra decir que la instalación de las tres cruces fue, es y será un esfuerzo para que el espíritu cívico en favor de los derechos humanos no se eclipse jamás.

Si te gusta, compárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterPrint this page

No categories

Comments

  • Posted: 19 mayo, 2014 23:58

    Camila

    Disculpe, quisiera saber cuando fue eregida la primera cruz de clavos en la plaza Hidalgo? Saludos